ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

10 consejos para ser un copiloto perfecto

¿Lo eres, o no lo eres? ¿Eres un buen acompañante en el coche? En este artículo te brindamos algunos consejos para que tu comportamiento, junto al volante, sea el mejor del mundo.

En 2012, el director del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, concedió una entrevista a la revista de la DGT, Tráfico y Seguridad Vial. Pese a haber tenido carnet, no conducía. Y se definía como “el copiloto ideal, solo cambio la música. No generó problemas ni tensiones”. Aunque, por otro lado, reconocía no saber qué dirección hay que tomar, cuando la persona que conduce le consulta.

La experiencia de Borja-Villel junto al volante nos ha hecho pensar en cómo ser un buen copiloto o, en sus palabras, cómo ser el copiloto ideal. Igual pensamos que formamos parte de ese grupo, porque tenemos una muy buena opinión acerca de nosotros mismos. Si bien cabría preguntarse, ¿qué cualidades debe tener la persona que se desplaza junto al piloto?

He aquí un decálogo que no pretende ser ni mucho menos sagrado, pero sí orientativo (¡al menos!).

  1. No dormirse. Bueno, esto, más que un consejo, deberíamos calificarlo de mandamiento recién descendido del monte Sinaí de la mano de Moisés. En especial cuando se trata de un trayecto largo, resulta imperdonable aprovechar para descansar cuando tu compañero o compañera está al volante. ¡Solidaridad!
  2.  

  3. Orienta, si es necesario. Es verdad que contamos con el GPS, pero es preferible que el ser humano que se desplaza junto a ti se moleste en consultar su móvil o dispositivo, preocupándose por encontrar esa dirección que se resiste, por ejemplo. Sobre todo si estamos conduciendo de noche.
  4.  

    copiloto-ayudando-al-conductor-para-llegar-a-ubicacion

    Orienta, si es necesario.

  5. Entretén a tu conductor o conductora con una charleta buena. Cualquier tema de conversación puede hacer que el trayecto resulte más ameno y agradable; e inolvidable. La carretera es un excelente escenario para charlas distendidas y animadas.
  6.  

  7. El grado de empatía y solicitud que muestres con quien conduce importa. Recuerda que esa persona debe poner los cinco sentidos en el manejo del coche, de modo que, si necesita que le guardes las gafas de sol porque está oscureciendo, o un trago de agua… por favor, sé lo más solícito posible.
  8.  

  9. A un copiloto enrollado nunca se le ocurrirá criticar al conductor por la manera en qué conduce. Estarás exento de no seguir este consejo si la persona que conduce lo hace de manera temeraria y peligrosa.
  10.  

  11. Recuerda, si normalmente conduces, pero te toca ir de acompañante en un coche, tú no conduces. Es decir, olvídate de tus maneras al volante, de tus costumbres, manías, etcétera. No estás al mando. Punto.
  12.  

  13. “Hang the DJ” (“Cuelguen al DJ”), decía una letra de The Smiths. Partimos de la base de que, si piloto y copiloto se conocen mucho, igual hasta comparten gustos musicales, o suelen escuchar los mismos programas de radio (o podcasts). ¿Es así? ¿No? En ese caso, lo mejor será realizar una selección salomónica, contentando así a todo el mundo.
  14.  

  15. Si conduces, siempre será lo más conveniente, puesto que el relevo está asegurado (algo sumamente importante cuando se conduce durante un rato). En cualquier caso, tendréis que evitar el cansancio y la fatiga siempre. Os va la vida en ello.
  16.  

  17. Un copiloto perfecto no distraerá en ningún momento al conductor. Ni lo estresará ni lo alterará. Al revés: contribuirá a una conducción relajada.
  18.  

  19. ¿Qué debe hacer el copiloto de un automóvil? Todo lo que hemos dicho anteriormente a lo largo del decálogo. ¿Y la persona que pilota? Quizá dejar el espacio del copiloto bien limpio para que él o ella pueda acomodarse bien, ¡por ejemplo! Y no quitar los ojos de la carretera.
  20.  

Los comentarios están cerrados.