ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Cinco maneras de ahorrar gasolina en ciudad

Aunque el interés por el coche eléctrico crece, la historia del automóvil y la gasolina no ha terminado. Si te desplazas cada día a la ciudad, quizá quieras saber de qué manera puedes ahorrar combustible en tu motor de toda la vida.

 

 

 

Cierto que la opción eléctrica será, a la larga, muy oportuna para callejear por las urbes: de hecho, los vehículos que funcionan con batería gastan más cuando la velocidad es alta, al contrario de los coches tradicionales. Si no puedes permitirte conducir el coche del futuro -al menos de momento- siempre podrás contar con los propulsados a motor. Manteniendo la presión adecuada en las llantas o apagando el vehículo cuando hagas una parada podrás ahorrar combustible. Pero no solo. Te proponemos recomendaciones aplicables a ciclomotores, motos, furgos o camiones: al fin y al cabo, tanto motores como cajas de cambios son relativamente parecidos. ¿Quieres saber cómo ahorrar combustible conduciendo en la city?

 

    Procura circular con las marchas más largas que te permita el vehículo.

  1. Atención a las marchas, si estás pensando en cómo gastar menos gasolina, o eres un ahorrador de combustible diésel. Procura circular con las marchas más largas que te permita el vehículo -y el contexto espacial- en ese momento, puesto que así la máquina irá más desahogada. Es clave, igualmente, “escuchar” al vehículo, conocerlo.
  2.  

  3. Prohibido frenazos. Por la sencilla razón de que, al frenar bruscamente, es necesario cambiar la marcha, con lo que el vehículo se revoluciona y por tanto consume mayores litros de gasóleo o gasolina. Ni que decir tiene que esto significa mantener las distancias con los otros vehículos.
  4.  

    Mantén tu vehículo en buenas condiciones.

  5. Anticípate lo que puedas, puesto que densidad del tráfico precisa unas grandes dosis de atención; ante los semáforos, por ejemplo, debes actuar con suavidad, nunca con agresividad.
  6.  

  7. Búscate atajos y rodeos, para ir de una punta a otra de la ciudad y evitar precisamente los temidos embotellamientos. Para eso lo ideal es conocerse la urbe a la perfección (¡cosa puede suceder, o no!). Si es tu caso, aprovecha las vías colindantes, viales y circunvalaciones. Que para eso están, además.
  8.  

  9. Mantener tu vehículo en buenas condiciones. Aunque sea un mandato habitual, si pretendes ahorrar combustible es imprescindible. Filtros y motor han de estar en buen estado para que el consumo sea mucho más eficiente. Si sigues estos tips, además, podrás darle un uso razonable al embrague y a los neumáticos. Y por tanto más vida, con el consecuente ahorro para tu bolsillo.

 

Los comentarios están cerrados.