ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Visión y conducción

“La seguridad vial empieza por una buena visión”. Era el lema de una campaña que, impulsada por FESVIAL, INTRAS, Fundación CNAE, Essilor y Cepsa, arrancó este verano. Recientemente se conocieron sus conclusiones.

 

Miopía y hipermetropía. Presbicia a partir de los 45 años. Cataratas. El típico deslumbramiento que, cuando cae el sol, nos deja fuera de juego durante unos segundos (pasa también con los faros de quienes se cruzan con nosotros, si llevan luz larga, durante la noche). Son disfunciones visuales, evoluciones y circunstancias donde la visión puede influir negativamente en la conducción. La visión borrosa y los deslumbramientos diurnos o nocturnos deben combatirse con una revisión de la vista regular, así como con lentes y complementos adaptados a la carretera.

Conducción nocturna, visión… eran cuestiones fundamentales en el estudio “Visión y conducción” que, vía encuesta, han impulsado la Fundación para la Seguridad Vial (FESVIAL), el Instituto de Investigación en Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS), la Confederación Nacional de Autoescuelas (Fundación CNAE), Essilor España y las estaciones de servicio Cepsa.

 

Conclusiones del estudio

Precisamente los surtidores de Cepsa han sido los espacios donde se ha realizado el trabajo de campo, con entrevistas personales y pruebas de diagnóstico divididas en cuatro categorías: la ametropía (miopía, hipermetropía), la agudeza visual, el campo visual y los efectos del deslumbramiento. Más de 3.200 conductores y conductoras de todo el país han participado en el estudio. Os dejamos algunas conclusiones:

    Un 97 % de los encuestados reconoce que si la visión no es correcta, las opciones de sufrir un siniestro crecen.

  • Un 97 % de los encuestados reconoce que si la visión no es correcta, las opciones de sufrir un siniestro crecen.
  •  

  • Un 95 % cree que la visión borrosa podría entrañar más peligro que otros estados (embriaguez, efectos causados por las drogas), distracciones (móviles) o situaciones (exceso de velocidad).
  •  

  • Un 29,5 % de los conductores en España (cerca de ocho millones de personas) padece de mala visión, lo que puede terminar en alcances y colisiones frontales.
  •  

  • La agudeza visual disminuye con la edad, y es más propia de quienes conducen profesionalmente. Incluso en condiciones de iluminación óptima, un 14,1 % tiene dificultades con su agudeza visual (este porcentaje aumenta cuando la iluminación no es buena, que es cuando ocurren el 27,5 % de los accidentes).
  •  

  • La edad interviene igualmente en el campo visual: la gente joven posee mayor amplitud de campo (de los 45º a los 100º). Puede influir en los atropellos a peatones (un 13,2 %) y accidentes (8,8 %) que sean producto de colisiones laterales.
  •  

  • Cuando miramos una luz durante 10 segundos, tardamos otros tantos en recuperarnos. El 44,2 % tarda más de 20 segundos. Pero es que entre un 5 y un 15 % de los accidentes que ocurren de noche (cuando un 40 % de los fallecidos pierden la vida) se relacionan con un deslumbramiento.

Los comentarios están cerrados.