ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Prepara a tu perro para viajar en coche

Uno de los mejores consejos para viajar con perros en coche es, precisamente, familiarizarles con el vehículo lo antes posible. En este artículo contamos por qué, y cómo hacerlo de manera paulatina. Sin prisa ni pausa.

 

Hace tiempo que le dedicamos una entrada de este blog al tema de viajar con mascotas, algo que cada vez se vive con mayor naturalidad. En aquella ocasión quisimos enumerar algunos consejos útiles relacionados con el modo en que nuestros mejores amigos deben viajar a bordo de un vehículo. Sin embargo, es posible que acabemos de adoptar un perro y todavía no nos hayamos visto obligados a subirle al coche.
 

Perro ventana coche

Viajando en coche con tu mascota

¿Cuánto tiempo debemos dejar pasar sin acostumbrar nuestra mascota a desplazarse? La respuesta es la siguiente: el menor posible. Por la sencilla razón de que, llegado el momento del desplazamiento, sea corto o largo, puede ser que nuestro can no quiera montarse en el maletero del vehículo, o en su parte trasera, de ninguna de las maneras. Tendríamos un problema.
 

Planear unas vacaciones en cualquier momento del año, o sencillamente tener que llevar al peludo a la clínica veterinaria en coche, no puede convertirse en un suplicio para ellos… ni para nosotros. Por este motivo, lo mejor será familiarizarle con el vehículo que, al fin y al cabo, será también suyo.
 

¿Y cómo lo hacemos? Con mucha antelación, sin prisas, y con acciones que conviertan el hecho de viajar o desplazarse en un vehículo en algo positivo, todo el tiempo y en todo momento.
 

pareja-joven-con-su-perro-viajando-en-coche

La mascota tiene que acostumbrarse a escuchar el sonido del motor de arranque y la vibración del coche

  • Debemos empezar el proceso cuando es cachorro, antes de que nos veamos en la necesidad urgente de llevar al perro a algún sitio. Podría encantarles el coche de partida, o no. En tal caso, el trauma -y drama- está servido.
  • La clave está en probar antes de emprender cualquier viaje, metiéndole en un transportín y dejándole chuches dentro para que se vaya tranquilizando. Si es un perro de envergadura, es posible que viaje con arnés o en el maletero, con rejilla divisoria. Debemos utilizar igualmente premios si se mete de manera voluntaria.
  • La mascota tiene que acostumbrarse a escuchar el sonido del motor de arranque y la vibración del coche. Pero claro, antes tendrá que entender que no se trata de una situación peligrosa para sí mismo. Si arrancamos y apagamos al momento, aguardando su reacción, se irá aclimatando.
  • Realizaremos pequeños desplazamientos, despacio, por una zona residencial, por ejemplo, para completar este adiestramiento. Mientras tanto, aclimataremos el vehículo para que la temperatura no supere los 23º C. Si abrimos las ventanas, mejor. Progresivamente iremos haciendo trayectos un poquito más largos.

 

Es posible que nuestro peludo haya crecido y no hayamos seguido este proceso. En el caso de que se resista a subir al coche o se ponga especialmente ansioso, quizá haya que recurrir a un medicamento, o probar con remedios naturales como la valeriana. Es aconsejable, en esta situación, consultar antes con nuestro veterinario de confianza.
 

Los comentarios están cerrados.