ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Circulando por travesía

En nuestro país existen un millar de travesías, alrededor de 1.000 kilómetros de vía en total. La travesía permite circular camiones y vehículos, pero presenta los obstáculos propios de la ciudad que atraviesa.

 

 

 

La travesía es un híbrido, pues no puede considerarse una calle, pero igualmente está alejada del concepto de carretera, dado que se encuentra en mitad de un poblado. Los poblados están urbanizados, en ellos se levantan edificios, además del mobiliario urbano; y están habitados, de modo que peatones, conductores y gente en bici conviven, también, en estos tramos. Entre los tipos de vías que hay, las travesías son una confluencia del tráfico urbano e interurbano. Sin embargo, y a pesar de su limitación de velocidad -50 km/h, igual que en el poblado que cruza-, concentran una cantidad de siniestros que son un verdadero quebradero de cabeza para ciertas localidades pequeñas.

Los adelantamientos pueden ser, por ejemplo, peligrosos. Es necesario indicar que durante una travesía podemos toparnos con pasos de cebra e intersecciones, de ahí que a la hora de adelantar, cualquier precaución sea poca. Si por lo general hemos de tomar una distancia de seguridad adecuada con respecto a ciclistas y peatones, en este caso hay que extremar los cuidados.

La N-547, por ejemplo -que conecta Santiago y Lugo, frecuentada por peregrinos y peregrinas-, está considerada una de las más peligrosas del país. No solo por sus cambios de rasante y curvas de rasante… también por sus travesías urbanas. Según datos de la Dirección General de Tráfico de hace un lustro, en esta clase de vías se concentraba un 2 % de todos los accidentes graves de tráfico en España: solo en 2013, hubo 767 accidentes con víctimas mortales, 38 personas muertas, 153 heridos graves, 869 leves. Los atropellos son frecuentes, de hecho.

 

Qué es una vía interurbana

Travesía de Santibáñez de Vidriales

El Reglamento General de Circulación establece que la vía interurbana sería “toda vía pública situada fuera de poblado”. La Ley de Carreteras, por su parte, define las travesías como “las partes de tramos urbanos en las que existen edificaciones consolidadas al menos en las dos terceras partes de su longitud, y un entramado de calles al menos en uno de sus márgenes”.

Asimismo, el poblado es el “espacio que comprende edificios y en cuyas vías de entrada así como de salida están colocadas, respectivamente, las señales de entrada a poblado y de salida de poblado”. Las vías urbanas son las que transcurren en este espacio, según el reglamento citado, aprobado por el Real Decreto 1428/2003 que modificaba la Ley de Seguridad Vial.

Los comentarios están cerrados.