ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Las infracciones veraniegas más comunes

Existen costumbres muy arraigadas que en la época estival alcanzan cierto clímax. Conducir relajados en exceso, en lo que a ropa y actitudes se refiere, puede jugarnos una mala pasada.

 

Continúa la operación verano, así como las preocupaciones propias de la estación. El mercurio aprieta y queremos desplazarnos de finde o de vacaciones lo más ligeritos posible. Pero como pasa con otras conductas (fumar conduciendo, por ejemplo), aunque a priori no suponga una infracción, el modo veraniego al volante puede ser poco apropiado. Y no lo decimos por una cuestión de etiqueta, sino por la peligrosidad de ciertas prendas y actitudes.

Hablamos de formas de vestir, pero también de posturas y prácticas. En principio no habría multa, pero en caso de que hiciesen peligrar la seguridad vial, sí: cualquier cosa que nos impida libertad de movimientos como conductores, o que nos distraiga, acarreará la consiguiente sanción.

  • Empecemos por los pies. El chancleteo es muy gustoso y cómodo en los meses de calor, qué duda cabe. También el caminar descalzos por la casa, por la arena… pero no es recomendable para conducir y usar los pedales. Ni calzados de esta clase, ligeros de suela, ni el pie denudo mismo, son buenos para manejar un vehículo. No olvidemos nunca que un coche es una máquina. Estamos manejando una máquina.
  •  

    Maquillarse frente a un semáforo, puede costarnos 200 euros.

  • Hay quienes no puede esperar, literalmente, a llegar a la playa o la piscina, y suben al coche en bañador o bikini. Deberían saber que, al igual que hemos señalado en el anterior punto, el artículo 18 del Reglamento General de Circulación alude a la posibilidad de sanción -la multa puede ser hasta de 200 euros si nos quitamos la camiseta- en el caso de que estemos poniendo en peligro nuestra seguridad. Dejar tanta piel sin protección, ante un frenazo brusco o un alcance, puede provocarnos serias heridas.
  •  

  • Otra cuestión son las actitudes. Maquillarse frente a un semáforo o picar algo puede costarnos 200 euros, y dos puntos menos en nuestro carnet de conducir. Pensar que por estar pasando unos días de descanso podemos llevar la música a todo volumen de madrugada significa multa -si nos pillan-, y con razón.
  •  

  • En el capítulo posturas, a ver… no es que vayamos a acabar como la actriz Rosario Dawson de ‘Death Proof’ (2007) -la peli de Quentin Tarantino-, no. Sin embargo, sacar los pies o los codos de la ventanilla nunca será una buena idea, ni repantingarse en el salpicadero. Pueden multarte.
  •  

Los comentarios están cerrados.