ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Coronavirus: cómo limpiar el coche

El 13 de abril terminó el período de hibernación de la economía. La vuelta al trabajo de millones de personas implica más desplazamientos en vehículos privados. Debemos acostumbrarnos a la limpieza y desinfección constantes.

Pese a mantener el confinamiento para evitar el contacto físico de la población, el Gobierno de Sánchez decidió poner fin a la hibernación como medida extrema para doblegar al coronavirus que, en el momento de escribir este artículo, se ha cobrado la vida de 18.579 personas (con un total de 177.633 contagiados, y 70.853 recuperaciones). Después de dos semanas de permiso retribuido, todos los empleados de servicios no esenciales han vuelto a su puesto de trabajo; de momento, la prórroga del estado de alarma está prevista hasta el 26 de abril, y no está claro si a partir de esa fecha habrá “desescalada” o no. Dependerá de la mejora de la situación: recordemos que desde que se decretara el estado de alarma el contagio ha descendido desde el 38 % inicial hasta el 3 %.

Que la economía se haya reactivado significa un mayor número de desplazamientos. El vehículo privado -al igual que el transporte público- se convierte en un posible foco de contagio. Tiradores de puertas, reposabrazos, cinturones de seguridad, volantes, mandos, palanca de cambios, elevalunas, ceniceros, alfombras, lunas, aparatos de radio… el número de elementos susceptibles de “ser tocados” en un vehículo es grande. Se trata de superficies de acero y plástico en las que el coronavirus puede sobrevivir hasta tres días.

 

Guía de buenas prácticas: limpieza y desinfección

El Gobierno ha lanzado gráficas en las que promueve las buenas prácticas en los centros de trabajo… y en los desplazamientos hasta ellos. Dice: “si vas en turismo, extrema las medidas de limpieza del vehículo y evita que viaje más de una persona por cada fila de asientos, manteniendo la mayor distancia posible”. 

Lo recomendable sería limpiar y desinfectar el vehículo al usarlo -lavándonos las manos antes y después de proceder a la limpieza-, según la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Tanto la OCU como la DGT se afanan en darnos consejos importantes:

- Habría que evitar, para el coche, la lejía u otros productos fuertes (agua oxigenada, amoniaco) que pudiesen dañar ciertas partes del vehículo.

- Otros productos que solemos usar para limpiar en casa sí serían aconsejables: fundamentalmente agua y jabón o alcohol (en concreto, soluciones que contengan, por lo menos, un 70 % de alcohol). El jabón estaría indicado, sobre todo, para las tapicerías de los asientos, más delicadas que otros elementos.

- No se pueden descuidar otras partes del vehículo como las alfombrillas (con cepillo y aspirador si son de tela, o agua a presión si son de goma), o el salpicadero, que deberán desinfectarse con líquido también. El aspirador se puede utilizar para las rejillas de ventilación (así evitaremos que se obstruyan)

- Las ventanillas están muy expuestas al virus, de modo que desinfectarlas es lo más apropiado. 

- Igualmente, en el caso de que nos viésemos en la situación de llevar pasajeros (por ser conductores profesionales, o por transportar a personas en alguno de los supuestos permitidos: mayores, personas con discapacidad, niños y niñas), es importantísimo limpiar y desinfectar muy bien las zonas que hayan podido estar en contacto con estas personas; y contigo, por supuesto. 

Los comentarios están cerrados.