ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Objetivo: no pasar frío en moto

La gente motera se enfrenta, cuando el frío es extremo, a desplazamientos que hay que preparar con suma delicadeza. El equipamiento aquí es clave, y conviene hacerse con ropa y complementos especializados.

 

Hace un par de semanas hablábamos de conducir con frío un coche, enumerando algunos consejos útiles para encarar al volante las sucesivas olas de frío vividas… y las que nos esperan.
 

Ahora bien, siendo motociclistas, la problemática es ligeramente distinta. Aunque la meteorología, cuando es mala, afecta a cualquier desplazamiento, la exposición que se sufre viajando sobre dos ruedas es mucho mayor. Y reviste una gravedad especial en caso de accidente: no existe una carrocería cual armadura para protegernos.
 

La exposición del cuerpo ante situaciones de lluvia, nieve y viento, cuando se monta en moto -vale para quien conduce, también para quien va de paquete-, es máxima. En conclusión, el cuidado ha de ser mayor, si cabe, que cuando vamos en coche.
 

Viajar en moto en invierno

Imaginemos a una pareja de moteros que forzosamente ha de coger su motocicleta para volver a casa a Huesca… después de pasar un fin de semana en visitando Vall de Boí, un enclave que cubierto de nieve es todavía más hermoso. De hecho, es muy probable que hayan pensado en pasearse por allí precisamente por su paisaje nevado.
 

Según la ruta que escojan, tardarán entre dos horas y media y tres horas. Ahora bien, si están en la estación invernal, la nieve tarde o temprano aparecerá. Así que, ¿cómo deberían preparar y afrontar el trayecto en moto?
 

  1. El equipamiento es fundamental: empezando por la ropa. Una muda es obligatoria, dado que nunca se sabe si habrá que cambiarse en algún momento. Hay que prestar especial atención a los pies y las manos que, como se sabe, tienden a enfriarse a base de bien. Las prendas térmicas (calcetines, mallas, camisetas…) son imprescindibles para quienes lleven especialmente mal el frío.
  2.  

    conduciendo-en-moto-con-frio

    El equipamiento es fundamental: empezando por la ropa.

  3. ¿Qué pasa con los cascos? Existen sotocascos o pasamontañas -o bragas- que pueden contribuir a abrigar aún mejor la cabeza y la cara. Hemos de olvidarnos, tanto para el cuello como para las manos, de la ropa invernal al uso (bufanda, guantes de lana, etc.). En la moto, sencillamente, no sirve.
  4.  

  5. Chubasqueros o chaquetas o protecciones impermeables serán prendas básicas para viajar motorizados, dado que el frío y la nieve vienen acompañados en muchas ocasiones de lluvia. En cualquier caso, como se ha dicho en el punto 1, lo más razonable será buscar una vestimenta especializada, con un sistema de abrigo por capas.
  6.  

  7. Los motociclistas son actores vulnerables en las carreteras, al igual que quienes viajan en bici, o los propios peatones. Es de extrema importancia que se hagan ver, puesto que las inclemencias climáticas afectan de manera negativa a la visibilidad. Si el escenario es nevado, con mayor motivo.
  8.  

  9. Conducir con suavidad es un mandato en estas circunstancias: evitando frenar en las líneas blancas o encima de los pasos de cebra, puesto que el aumento de la humedad puede convertir el asfalto pintado en una superficie más deslizante. Es una consecuencia directa de conducir con hielo y nieve.
  10.  

 

Los comentarios están cerrados.