ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

¿Qué son los carriles anti-atascos?

El ordenamiento del tráfico, durante las operaciones salida, o a diario en las grandes urbes, es fundamental. En este sentido, el uso de carriles alternativos es un instrumento esencial para agilizar dicho tráfico.

 

La circulación de vehículos experimenta sus picos durante las épocas de los grandes desplazamientos: sobre todo en vacaciones, puentes y festivos. También en el día a día de las grandes ciudades se viven las horas punta, en las que el tráfico puede llegar a colapsar. De ahí que sea tan necesario organizarlo de la menor manera posible.
 

En este artículo pretendemos explicar cuáles serían los instrumentos, a modo de carriles, más utilizados para aliviar la tensión circulatoria. Explicamos de paso las normas a las que están sometidos, si nos vemos obligados a circular por ellos.
 

Carriles habilitados: tipologías

Se habilitan de una manera determinada (con conos, haciendo uso de semáforos), y permiten el tráfico de diferentes vehículos: mientras que los BUS-VAO son para autobuses, los reversibles solo permiten circular a turismos y motocicletas. En un carril en sentido contrario al habitual, de tráfico restringido, se permite circular a todo tipo de vehículos cuando se habilita por motivo de obras, por ejemplo.
 

Veamos cuáles son las características generales de estos carriles:
 

  • Carriles en sentido contrario al habitual, se habilitan en autopistas y autovías con la finalidad de proporcionar fluidez en los accesos a ciudades. Los conductores deben utilizar la luz de cruce, tanto de día como de noche, y la velocidad oscilará entre 60 y 80 km/h.
  • carretera-de-carril-bus

  • Carriles adicionales, son habituales en carreteras convencionales con una calzada. En este caso, los arcenes se utilizarían como carril extra. Los conductores deben utilizar la luz de cruce, tanto de día como de noche, y la velocidad oscilará entre 60 y 80 km/h.
  • Carriles BUS-VAO, son aquellos carriles presentes en los accesos urbanos, destinados en este caso a la circulación de vehículos que transportan personas (buses). Tanto el sentido como el horario o el número de pasajeros obligatorio por vehículo son características que variarán, según la situación.
  • Carriles reversibles, son típicamente urbanos, pero se utilizan igualmente en autovías y autopistas, habilitándose en un sentido u otro en función de necesidades específicas de la circulación, en cada caso. Poseen marcas viales específicas. En cuanto a las obligaciones de los conductores, mientras que la luz de cruce deberá estar siempre encendida, el límite de velocidad estará entre los 60 y 80 km/h (en ciudad, la velocidad está sujeta a la regulada en ese momento).

Los comentarios están cerrados.