ADA MÁS QUE ASISTENCIA

 
¿NECESITAS AYUDA?  
LLÁMANOS 915 193 300

Consejos para conducir con más de 70

No todo son desventajas al llegar a esta edad. No hay que pagar la tasa de tráfico para renovar el carnet, por ejemplo. Pero es necesario que seamos todavía más prudentes a la hora de ponernos al volante. Veamos por qué.

En este mismo blog, en 2018, hablábamos de los conductores veteranos. Dadas las previsiones y la realidad demográfica de nuestro país, que veamos a personas mayores conduciendo no es nada extraño, al revés. Pero si en aquel artículo nos centramos, también, en la cuestión de saber cuándo dejar de conducir, en esta ocasión brindaremos una serie de consejos para conducir con más de 70. Y es que, si acudimos en primer lugar a los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), nos encontraremos con un 15,5 % de permisos de conducir en manos de mayores de 65 años (4,1 millones de personas).

Son más de seis millones de asegurados de esa franja de edad, según datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), citada por la DGT en su revista. En principio, la conducción -como el amor-, no tiene edad, al menos según indica el Reglamento General de Conductores.

La vulnerabilidad de estos conductores veteranos es una realidad que convierte a este colectivo en potencial víctima de siniestros graves. Un 27 % de los fallecidos en accidentes letales eran mayores de 65 años, en 2022, por ejemplo. La edad supone experiencia al volante, sí. Y si somos particularmente sensatos, nuestra propia percepción de la vulnerabilidad puede hacer que seamos más cuidadosos y precavidos conduciendo. Pero… las capacidades cognitivas que nos caracterizan como individuos jóvenes y maduros se van mermando con el tiempo. Hablamos de atención, memoria, concentración y capacidad de reacción.

La siniestralidad en las carreteras secundarias motiva la señal

Una de las ventajas de renovar el carnet es que se está exento de pagar tasas de tráfico. Lo que sí hay que pagar es el examen psicotécnico que debemos superar en el Centro de Reconocimiento de Conductores autorizado de turno, con pruebas relacionadas con la vista, la audición o los reflejos. Los años de permiso son cinco, es decir, se reduce a la mitad el tiempo entre una renovación y otra (10 años, antes de llegar a los 65). Para los permisos profesionales de autobuses y camiones, renovaremos el carnet cada tres años.

¿Y cómo podemos afrontar esta etapa como conductores? Siguiendo estas recomendaciones, y apostando por una conducción segura (según los expertos que menciona la DGT):

  • Chequeo de salud anual, más allá del tiempo estipulado para renovar el carnet, de cinco años. Si cada año nos hacemos una “ITV físico-psicológica”, estaremos en disposición de saber si seguimos siendo aptos para conducir, o como suele decirse, un peligro para la carretera (y para nosotros mismos, en primer lugar).
  • Hacer trayectos cortos y conocidos, por supuesto con buen tiempo, en carreteras bien iluminadas, con luz diurna en cualquier caso. Evitar situaciones de peligro al volante.
  • Cada maniobra debe hacerse con sumo cuidado, prestando mucha atención a los giros, incorporaciones de carril… y en especial, a las intersecciones.
  • Existen estudios como el de “SAVIMA: Barómetro de Salud Vial en Mayores” que explican la importancia de evitar la conducción a determinadas horas (de 7 a 11 horas, y de 12 a 15 horas), en determinados días (viernes), e incluso meses del año (julio, octubre y septiembre).
  • Como quiera que hace siglos que nos sacamos el carnet, tampoco nos vendrá mal, llegados a esa edad, repasar un poco la teoría y práctica en cuanto a prioridades, señales de stop, distancia de seguridad, velocidad, etcétera. Para estar al día en cuanto a normas viales.

Los comentarios están cerrados.